Start Back Next End
  
93
2.7.
Adquisición vs Aprendizaje
La observación del proceso de adquisición de L1 nos muestra que la adquisición del
lenguaje es un aprendizaje con unas leyes particulares que conducen al niño, por la
codificación de un comportamiento primario, a un comportamiento secundario que le
permite acceder al dominio abstracto de las ideas y de las representaciones generales. Las
necesidades de expresión que el lenguaje controla y determina, dan al niño la posibilidad
de generalizar la experiencia personal, para acceder a la del ámbito. A través de una
experiencia verbal cada vez más grande y adquirida por necesidad el niño llega, mediante
la práctica, a la gestión inmediata del lenguaje de los adultos.
Este aprendizaje es dinámico y nunca pasivo. Los conocimientos adquiridos están
siempre disponibles. Sin embargo, esto no impide que el niño llegue a auto-construir
su
conocimiento verbal lo que le proporcionaría, progresiva y rápidamente, la forma de
utilizar con originalidad el material verbal que ha recibido, en principio, de su entorno.
La distinción entre la adquisición y el aprendizaje
es el principio básico del
aprendizaje natural del lenguaje. La adquisición se realiza durante una serie de auténticas
comunicaciones en situaciones informales. Es el origen de la capacidad del sujeto para
funcionar con el idioma en unas interacciones ‘desestructuradas’. Mientras el aprendizaje
formal
del lenguaje está sujeto a la auto-vigilancia o auto-corrección de la producción
lingüística que se realiza cuando el hablante tiene tiempo para reflexionar y observar su
producción.
En el proceso de adquisición, el sujeto se siente incrustado
en el idioma con un
conocimiento sociolingüístico pobre y sus reacciones suelen ser, normalmente,
espontáneas e inadecuadas. Con la experiencia, las interacciones y las comunicaciones
casi obligatorias sus reacciones se vuelven más auténticas y espontáneas. Pues el uso y la
frecuencia de la repetición de situaciones, en un contexto real, hacen del aprendizaje un
medio de comunicación y, por consecuencia, una costumbre, es decir, se disminuye el
proceso de reflexión y la necesidad de referencia a L1.
Sin embargo, el aprendizaje formal encaja al alumno en un ambiente de captura de
datos y estructuras, y le presenta la comunicación con el idioma como si fuera una
relación gráfica, nada más, entre los elementos del
idioma y el mundo real. Durante este
Previous page Top Next page