Start Back Next End
  
78
No obstante, otros, como Marchand
(1975:79), dudan de que L1 juegue un papel
importante en la producción de los errores:
“Il est difficile de donner une explication unique pour un type donné d’erreur
morphologique; tout d’abord, au contraire des interférences
phonologiques, il
n’est pas toujours possible d’affirmer que le ‘contact’ du système linguistique
second avec la langue maternelle soit la cause déterminante de l’erreur.”
Según la teoría conductista, los errores son el resultado del no-aprendizaje más que
del mal aprendizaje (Ellis, 1985:22). Estos se producen, en la mayoría de los casos, por la
falta de datos en el conocimiento del sujeto. Es decir, la lengua materna interviene en un
segundo plano donde la información adecuada está ausente.
Por la naturaleza de los errores, algunos pedagogos, p. ej. Corder
(1967),
diferencian entre ‘lapsus’, ‘errores’ y ‘faltas’. Los lapsus son, como los define Celaya
Villanueva
(1992:70), los descuidos, los falsos
comienzos o confusiones en las
estructuras debidos a la falta de concentración, al cansancio u otros motivos similares.
Los lapsus no sólo se cometen por los sujetos de L2, sino también por los hablantes
nativos. Los errores se atribuyen, según ella, al uso o a la comprensión de una forma, de
tal manera, que no se considerará aceptable por los hablantes nativos de la misma lengua.
Es decir, una regla no ha sido completamente comprendida. En cuanto a las ‘faltas’, son,
según la misma autora, aquellos casos donde ha sido seleccionado un estilo, un dialecto o
una variedad incorrectos. Los nativos también pueden cometer faltas, pero, al contrario
que los sujetos de L2, serán capaces de resolver cualquier posible problema a través de la
corrección de sus faltas, una vez se dan cuenta de que han sido cometidas.
De cualquier forma el sujeto comete, generalmente, los tres tipos de errores de
forma inconsciente. Porque, para él, como confirma Ellis (1985:51), estos errores son el
resultado del contenido del sistema del IL que ha construido y que contiene las
verdaderas normas; los errores se clasifican como erróneos sólo respecto a las normas de
L2. Por lo tanto, estos errores (pecados, Brooks, 1969) serán difíciles de evitar o superar
dependiendo, únicamente, de la auto-corrección; la intervención de una tercera parte (un
Monitor exterior) como la única forma de reducirlos. 
Previous page Top Next page