Start Back Next End
  
268
LO y LD. A los elementos de LO podría asignárseles una imagen más correcta a través de
los mecanismos de LE, especialmente si LO y LE pertenecieran a una categoría distinta a
la de LD.
En efecto, para un árabe, por ejemplo, la referencia a LE en la traducción de los
textos de LO es imprescindible y, al mismo tiempo, muy funcional. Siendo el inglés o el
francés, L2 juega un papel importante en la traducción de L3. El conocimiento de L2 es
una herramienta muy económica para el traductor. Durante la adquisición de L3, el sujeto
explotará al máximo este conocimiento en la gestión de los nuevos datos. Las semejanzas
típicas entre L2 y L3 constituyen una fuente fácilmente disponible para la construcción de
IL. Los individuos que poseen ya el inglés o el francés, como segunda lengua, muestran
gran aptitud en la adquisición del español, por ejemplo. Cuando se trata de la traducción
en su forma profesional, LE sería un recurso básico para la asimilación, sobre todo, de la
terminología y la conceptología de LO. Desde los términos más sencillos de la literatura
(“poem, verse, rhythm”=“poème, verse, rythme”= (poema, verso, ritmo’), hasta los más
específicos y científicos (“inflation, claustrophobia, gravity”=“inflation, claustrophobie,
gravité”=‘inflación, claustrofobia, gravedad), el traductor no necesita reconstruir en su IL
nuevos conceptos correspondiente a los términos mencionados, y le basta con referirse
siempre a la casilla conceptual asignada para estos términos en LE.
Los conceptos que no existen en LD, pueden describirse según aquellos
establecidos en LE, aunque no haya semejanza terminológica entre LO y LE. Un
concepto
129
como ‘pareja de hecho’ por ejemplo, que todavía carece de una descripción
sociolingüística en árabe, puede asimilarse a través de su equivalencia inglesa o francesa
sin que haya necesidad de entrar en los detalles del término español para añadirlo al
contenido de IL.
                                                                                                                                                
citado en Chuquet (1994:40).
129
Como término este concepto puede traducirse al árabe sin ninguna dificultad; su equivalente lingüístico
carece de los matices socioculturales que conllevaría el término español.
Previous page Top Next page