Start Back Next End
  
196
3.7.
La metodología
Cualquier planteamiento sobre la adquisición de
una segunda lengua debe
reconocer el papel decisivo de la metodología. La segunda lengua no puede adquirirse
caóticamente. Y si la lengua materna ha sido adquirida sin ningún plan premeditado, no
significa que el entorno del niño no ha empleado un método para clasificar y sistematizar
las informaciones que proporciona el ámbito. 
El comportamiento de los padres, en las primeras fases de la adquisición de L1,
aunque parezca espontáneo, es una metodología planificada a base de una estrategia
única: la repetición. Es el método más primitivo y, al mismo tiempo, más eficaz para el
establecimiento de las costumbres en la lengua materna, teniendo en cuenta que el
aprendizaje del niño es independiente de la lógica en su sentido cognitivo. Es decir, el
sistema que emplea el niño, para construir su conocimiento lingüístico, como respuesta a
los estímulos de su competencia innata, es algo parecido a la fosilización. Él no es capaz
de reconocer las partes del habla. Por esto, según sus criterios, las formas lingüísticas se
tratan como unidades sueltas y son relacionadas pragmáticamente, (semánticamente), con
la situación en la que se producen. Cuando un niño dice ‘tengo hambre’, por ejemplo, lo
hace pensando que toda la frase es un signo para manifestar el hecho de tener hambre.
Por tanto, si los padres le hacen repetirla con cierto intervalo entre ‘tengo’ y ‘hambre’,
repetiría siempre con la misma longitud de intervalo, pues, para él, cualquier aspecto
relacionado con el habla de los padres forma parte de estas unidades. Su adquisición no
se realiza en cadenas. Esto es lo que le hace adquirir, perfectamente, la fonética y el uso
de su primera lengua. El sistema que emplea el niño, para construir su conocimiento
lingüístico, le es muy útil por el simple hecho de que su memoria soporta este tipo de
comportamiento, estando todavía cuasi-vacía.
Cuando se trata de la adquisición de una nueva lengua, el mencionado sistema no
puede funcionar correctamente, por varios factores de los cuales pueden destacarse los
siguientes, siendo los más implicados en este aspecto:
1. La edad:
Suponiendo que la adquisición de L2 debe empezar después de que la de L1 haya
terminado. La edad impone sus condiciones fisiológicas, impidiendo la realización
Previous page Top Next page