Start Back Next End
  
138
su carácter generalmente consciente, que implica la expansión de las posibilidades de
intervención. En cuanto a L3, su proceso de adquisición suele tratarse igual que el
proceso de L2.
La lengua materna se adquiere de forma natural, y sus problemas de adquisición no
forman un desafío para los padres o para el ámbito
48
. Por lo tanto, la cantidad ‘ingente’ de
investigaciones sobre su adquisición no ha conseguido ninguna mejora en el
comportamiento verbal del niño, y su papel no sobrepasaba la observación y la
comprensión del proceso. Los estudios sobre L2, sin embargo, intentaban siempre
comprender el funcionamiento del proceso de su adquisición y presentar soluciones para
sus problemas y estrategias que deben adoptar tanto profesores como alumnos.
La adquisición de una lengua extranjera está fomentándose, paralelamente, junto a
la expansión de los contactos directos o indirectos entre las naciones. La tendencia hacia
una tercera o cuarta lengua ya no se limita a ser un ‘capricho’ social o intelectual;
actualmente es más pragmática que nunca. Por esto, el número de personas que pretenden
dominar varios idiomas está en crecimiento constante.
Este fenómeno –
que comenzó, bruscamente, en las dos últimas décadas por
motivos políticos, sociales o culturales (como la creación de la Comunidad Económica
Europea y la descomposición de la Unión Soviética y su consecuente apertura al mundo)
-
no encontraba una base científica para tratarlo; por esto, los pedagogos lo han confiado
a las investigaciones desarrolladas, especialmente, para la adquisición de L2.
La aplicación de las características de la adquisición de L2 al proceso de
adquisición de una tercera lengua puede servir para poner en marcha este proceso, pero el
resultado de este esfuerzo no es, en absoluto, satisfactorio. La adquisición de L3 es
teóricamente más difícil que la de L2 por el único hecho de que los sujetos son
mayoritariamente adultos. Esto añade el factor de la edad a otros factores que funcionan
en contra de la adquisición. Ignorando las dificultades que genera la edad, la adquisición
de una tercera lengua es mucho más fácil que la adquisición de la segunda.
Los investigadores que se dedican actualmente a desarrollar la metodología de la
adquisición de L3, olvidan que el sujeto ya posee una segunda lengua, y diseñan sus
estrategias y sus métodos audiovisuales ‘revolucionarios’ ignorando la existencia, entre
ellas, de una lengua y una cultura enteras integradas en su conocimiento.
Previous page Top Next page