Start Back Next End
  
124
2.12.  L2 vs L3
La línea de separación entre el concepto de la segunda lengua y el de la extranjera
no está definida hasta ahora; algunos pedagogos utilizan el término ‘lengua extranjera’
para referirse a L2. Otros utilizan ‘segunda lengua’ para referirse a L3. Esta confusión en
la terminología se debe al hecho de que no hay una definición clara de L2 y L3. Por lo
tanto, trataré primero de aclarar los dos conceptos, antes de hacer una comparación entre
los dos procesos de adquisición.
La segunda lengua no es la que sigue cardinalmente a la primera, sino la que
comparte con ella, paralelamente, algunos pasos de adquisición antes de que se
establezca. Es decir, el proceso de la adquisición de L2 debe empezar durante la
adquisición de L1, y puede continuar o no hasta el final de la ruta, tal como lo representa
el siguiente gráfico:
inicio
---|--------|------------|--------------|---------------|---------------|---------------|---------------|-------->
dominio
                         La adquisición de L2
                                                        El aprendizaje de L3
La adquisición de L1
Figura
2-7
La segunda lengua, entonces, es la que suele adquirirse antes de llegar a la
pubertad, por factores políticos (colonización),
socioculturales, económicos o,
simplemente, por la exigencia del sistema educativo del país. Su uso en la vida cotidiana
es facultativo; sin embargo, se relaciona de forma obligatoria con algunos aspectos de la
vida pragmática del individuo.
Mientras la lengua extranjera es la que empieza después de la formación cuasi-
completa de L1, es decir, a partir de la edad de pubertad (véase Figura 
2-7). El motivo de
la elección de esta lengua suele ser de carácter pragmático, y
para fines más bien
selectivos. A pesar del uso “inconsciente” que el sujeto pueda alcanzar a lo largo del
Previous page Top Next page