Start Back Next End
  
57
2.2.
La universalidad
La lengua, siendo uno de los medios de comunicación de las comunidades
humanas, refleja relativamente las operaciones internas del pensamiento. La producción
lingüística de los individuos está siempre limitada por las condiciones y
las posibilidades
de la lengua. A lo largo de la historia de las lenguas humanas surgieron millares de
lenguas y dialectos. Cada una tiene su propio carácter e incluso su propia apariencia, lo
que le diferencia del resto de las lenguas. Esta diferencia puede ser mayor o menor
dependiendo de varios factores, principalmente geográficos, pues la lengua se funde
partiendo del núcleo hacia la periferia. 
El círculo de difusión está sujeto a múltiples factores: sociales (o raciales en su
forma primitiva), políticos (o tribales), económicos e ideológicos (o espirituales). El
núcleo se compone de individuos que se comunican entre sí usando, normalmente, la
misma lengua. Cada individuo puede formar, por uno o más factores, un nuevo núcleo de
otro círculo. Este núcleo aplicará sus posibilidades de comunicación lingüística a los
miembros. Los miembros pueden poseer o no la misma lengua. Esta situación crea un
estado de desequilibrio lingüístico de dos tipos: (1) de la falta de contacto del nuevo
núcleo con la ‘comunidad madre’ resulta: la pérdida de algunos elementos de la lengua
original y el desarrollo de la misma lengua, pero en una rama distinta a la de la original, y
(2) del contacto cotidiano del nuevo núcleo con el anfitrión surgen dos posibilidades: la
primera es la pérdida total o parcial de la lengua original del nuevo núcleo, y la segunda
es su mezcla con la del núcleo anfitrión. Este nuevo círculo crea una nueva comunidad
que, con el tiempo, tendrá su propia lengua y exportará individuos que formarán nuevos
núcleos lingüísticos.
Cada comunidad desarrolla consciente o inconscientemente su lengua. El sentido de
desarrollo está siempre condicionado por las posibilidades comunicativas con otras
comunidades; donde había alguna forma de comunicación entre las naciones, se
encontraban varios aspectos lingüísticos compartidos, y donde el contacto con otras
comunidades era nulo, las lenguas tenían una naturaleza radicalmente distinta a la del
resto.
Previous page Top Next page