Start Back Next End
  
2
T
INTRODUCCIÓN
El estudio de la comunicación se remonta a mucho tiempo atrás. Pretender abarcar
toda su historia comprendería un planteamiento inmenso, desde la aparición del primer
ser humano hasta hoy. Sobre todo, teniendo en cuenta que pensamiento, ideas y lenguaje
están intrínsecamente relacionados. La lengua, como instrumento de comunicación, está
en continua evolución, esto supone novedades, avances y descubrimientos varios, casi
diarios, en todos los campos de la investigación. 
En principio, los estudios de lengua se orientaban, básicamente, hacia la gramática
descriptiva. Es decir, la función principal de los investigadores y de los estudiosos, o
eruditos, consistía en describir, lo más minuciosamente posible, los diferentes elementos
que componían una lengua. Actualmente las cosas han cambiado considerablemente. En
los numerosos avances del hombre, en el tiempo, podemos rastrear claramente los
cambios de concepción, orientación y, en definitiva, de mentalidad, por los que ha
atravesado. Las ciencias constituyen un campo tan amplio, casi tanto como la propia
evolución humana, que, hoy por hoy, resultan incluso difíciles de clasificar. El entorno de
la lingüística, como ciencia que nos ocupa, no podía ser menos.
La teoría de la comunicación se encuentra en uno de sus mejores momentos.
Investigadores de la talla de F. de Saussure, junto a colegas de otras ramas, han orientado
nuestros trabajos hacia campos, no hace tanto, insospechados. 
El mundo, en su continua evolución, nos provee de un amplio terreno para la
investigación lingüística. Diversos avatares históricos han modelado lo que hoy podemos
encontrar. Las lenguas han atravesado períodos de formación, integración, expansión,
rechazo, sometimiento, auge, degradación, fusión, desaparición etc., hasta configurar el
actual mapa lingüístico. En él podemos encontrar una enorme cantidad de idiomas, y cada
uno de ellos posee una situación particular.
Los estudios más modernos abarcan desde los aspectos generales, hasta las
particularidades más insospechadas, desde la gramática histórica, hasta el uso de tal o
cual partícula en un texto latino del siglo II. Toda esta gran producción no hace sino
evidenciar la tendencia a la especialización y optimación, que constatamos en el mundo
que nos rodea.
Previous page Top Next page