Start Back Next End
  
127
2.13.  Los tipos de L2
Las lenguas siempre han sido el resultado de una necesidad comunicativa. El
contacto constante o temporal con otras comunidades exige la utilización de un medio de
comunicación común.
Una breve lectura de la historia de las lenguas humanas nos confirma que la
adquisición de una segunda lengua era un pretexto para penetrar o intervenir en la vida de
otras naciones. Por tanto, la adquisición de L2 no es un “invento” de las colonizaciones o
de la revolución industrial, sino que es una realidad existente desde la aparición de una
necesidad de comunicación. Siempre han existido personas que dominaban dos o más
lenguas, a pesar de los pocos recursos intelectuales y sociales que suelen generar la
tendencia de adquirir otra lengua. 
El camino histórico de la adquisición de L2 consta de tres hechos que condujeron a
la formación de su concepto:
1. Los primeros registros sobre la existencia de una segunda lengua en cierta
comunidad demuestran, lógicamente, que esta lengua era, únicamente, para fines
comunicativos verbales. Puesto la mayoría de las teorías antropológicas afirman que los
primeros contactos, entre comunidades primitivas, se realizaron a través de signos
fonéticos, es decir, a través del contacto oral. Este contacto podía realizarse por motivos
totalmente pragmáticos, invasión, emigración, matrimonio, etc. Este tipo
de adquisición
de L2 ha durado varios milenios y perdura, incluso, hasta la actualidad.
2. Con el desarrollo intelectual del hombre y el descubrimiento de la escritura, se
cambió la realidad de L2. El contacto directo y limitado con otras naciones, que era
exclusivo, discrecionalmente, a unas pocas personas, se encontró en competencia con
otro tipo “indirecto” de comunicación: la escritura. En esta época, se convierte la segunda
lengua en un símbolo de intelectualidad y de religiosidad. Comienzan a traducirse la
mayoría de las producciones escritas de las demás naciones, empezando, por supuesto,
por las obras divinas, sagradas y filosóficas, pasando por las literarias y terminando por
cualquier obra de cualquier tipo. Aquí surgió el fenómeno del dominio exclusivo de la
lengua escrita, consiguiendo, de este modo, cumplir con su tarea comunicativa.
3. En el siglo XX, vuelve a repetirse el fenómeno de la comunicación oral entre las
naciones, esta vez por motivos puramente pragmáticos. El contacto, enorme e
Previous page Top Next page